El valiente salto con tirabuzón de Julia Gutiérrez

La foto elegida para la tapa de Saltaré si hay abismo es de lo más representativa. Julia Gutiérrez se nos muestra semioculta, escondida, mimetizada, a la vez que nos lanza una mirada (que aquí es una voz en construcción) lúcida y desafiante:

saltare-si-hay-abismo-portada_def

Cuando la sangre chorrea

sin más,

los niños lloran,

no hay refugio seguro,

la justicia es ciega,

un poema muere

y, después de lavarse las manos

convenciendo a algunos,

hasta algún dios

se pone de rodillas.

Sus versos punzantes y concisos muestran a una poeta en línea con las composiciones de su tiempo con poemas que incluso tratan el tema del derecho de la mujer a elegir la no-maternidad.

En su obra, los recuerdos están dispuestos en las estanterías de la memoria, de manera fragmentaria  y la lectora echa, quizás, en falta, un hilo conductor o un orden. A pesar de ello, Gutiérrez nos somete a un vaivén emocional que van desde Julia al exterior y vuelta a entrar; pasando por el amor a la injusticia como un torbellino.

El mar, el deseo, las raíces de la tierra como constante:

Las mujeres no somos

de piedra.

Relámpago en los dedos

y luego agua. 


Julia Gutiérrez (Huelva, 1972) es licenciada en Filología Inglesa con especialidad en literatura afroamericana. Sus poemas han sido publicados en varios medios y han aparecido en antologías. Su primer libro, Poemas (1999) vino seguido de cerca por La piel de la memoria (2010), un ensayo sobre la identidad femenina en la obra de la literata afroamericana Toni Morrison. Saltaré si hay abismo fue publicado en 2017 por la editorial Las Modernas y puedes adquirirlo aquí.

 

El poliamor en cómic

Si algo bueno nos ha traído el programa First Dates es que ha puesto sobre la mesa (entre la tortilla y el gazpacho) el concepto de poliamor. Junto con la visibilización de diversas orientaciones e identidades sexoafectivas, hemos conseguido colar a la hora de la cena este concepto que ha despertado la curiosidad del público y no dudamos que habrá hecho que a más de uno se le atragantase la aceituna.

firstpoli

Extraído de @firstdates_tv

 

Tikva Wolf y su webcómic Kimchi Cuddles se han convertido en todo un referente del poliamor en EEUU. Su cómic en papel llega ahora en castellano de mano de la editorial Continta me tienes, quienes ya nos tienen acostumbradas a un catálogo valiente e innovador.

poli

 

En esta selección, que no es una guía universal sino más bien un relato de vivencias, Wolf desglosa su red de contactos sexoafectivos desde el sentido del humor y haciendo mucha autocrítica a través de diversos personajes. El cómic, desmitifica las bondades del poliamor; lo expone abierto en canal con toda la complejidad y dificultades que supone y sugiere posibles soluciones basadas en los cuidados propios y mutuos.

photos.medleyphoto.13144140

 

Se trata de una obra fundamental de acompañamiento para aquellas que ya se han iniciado en el mundo de las relaciones no-monógamas, así como para hacer que las personas ajenas comprendan mejor esta forma de vivir(se), pensar(se) y sentir(se).

 


tikvaSi quieres saber más sobre Tikva Wolf, consulta su web. Aquí puedes adquirir su libro en castellano.

Eva devuelve la costilla o la sociedad vista con ojos de mujer

Eva devuelve la costilla es un ensayo en el que Juana Gallego Ayala nos da su opinión desde una perspectiva de género sobre los principales temas sociales en los que es necesario un cambio. A modo de pequeños capítulos temáticos, expone en cada uno de ellos los errores que se dan en la sociedad y propone algunas soluciones para conseguir un sistema más igualitario, tocando temas como el trabajo del hogar, la sexualidad, la vejez o el urbanismo.

Al inicio del libro, realiza una exacta deconstrucción del género femenino y de la mujer. Comienza con un “a propósito del Segundo Sexo” y describe los cambios ideológicos que se han visto asociados en los últimos años a la maternidad. La mujer, en las últimas décadas, ha llegado a un estado de despertar en el que ha tomado el control de su propia vida y está dispuesta a luchar por ello. Sin embargo, aún se enfrenta a la obvia obligatoriedad del cuidado. El cuidado de la casa, de nuestros cuerpos, de los más pequeños y los más ancianos… Recae en la culpabilidad de no poder ser perfectas en todo y aboga por aprender a delegar para también dedicarnos tiempo a nosotras mismas. En una simple imagen, crea en nuestra mente el recuerdo de madres y abuelas:

Ellas siempre han de aprovechar el tiempo: mientras ven la tele hacen punto, o planchan, o pelan patatas. Estar ociosas les es algo despreciable, con frecuencia las hace sentir culpables.

A través de los capítulos, elogia los trabajos de la casa que durante siglos han pasado desapercibido y ensalza la creación del arte normalmente adjudicado a la mujer que nunca ha sido reconocido, como el punto de cruz, el bordado… Dedica también varios capítulos a la política, donde reivindica el papel de la mujer y la necesidad de acabar con los titulares sorprendidos porque haya “una mujer al frente”. Dirige especialmente un capítulo al pensamiento político de izquierdas, y le aconseja los puntos fundamentales que debería asumir para guiarnos hacia una sociedad igualitaria y sana.

En conclusión, proporciona una visión del mundo muy bella en caso de que pudiese hacerse posible. Propone soluciones, métodos e ideas para la creación de un modelo de cambio social que se adapte a los nuevos comportamientos derivados de la introducción de la mujer al mundo laboral, político y social como la reducción de la jornada laboral o la búsqueda de metas en el trabajo en lugar de las reglamentarias ocho horas de trabajo. Muy recomendable para una comprensión completa del nuevo papel de la mujer dentro de la sociedad y de cómo poder mejorar y adaptarnos a las nuevas necesidades que eso conlleva.

 Bajo mi punto de vista, el respeto a las culturas es una cosa que apruebo, pero el respeto a las prácticas bárbaras o denigrantes que se hagan en nombre de la tradición cultural es una falacia que conviene desmontar. Y son todas las que estén encaminadas a impedir que la mujer sea un sujeto de pleno derecho con capacidad de acción y decisión.


juana_gallego

Juana Gallego Ayala es profesora de periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona, especialista en género y comunicación. Ha escrito varios libros sobre Género y Medios de Comunicación como Putas de película, El sexo de la noticia o Si te vas, te mato. Además, ha colaborado en periódicos y revistas con artículos de la misma temática y ha realizado numerosos talleres y conferencias. Ha obtenido varios premios entre los que se encuentra el Premio de Narrativa Clara Campoamor por su libro de relatos La neurosis del domingo y otras historias.

http://www.icariaeditorial.com/libros.php?id=1083

 

Los versos negros de Shirley Campbell Barr

Escribo porque puedo escribir y porque creo que tengo un compromiso y una responsabilidad

 

En Rotundamente negra y otros poemas (Torremozas, 2013) encontramos que los poemas de Campbell nacen de la rabia y del dolor para crear belleza. Del derecho a la rabia de la que ha visto a su cuerpo y a su pueblo (que a veces, es uno) saqueado:

Insisto en renegar de todo cuanto me incomoda

En querer seguir siendo la parte más oscura

e incómoda de este continente.

 

Campbell traza una genealogía de aquellas que vinieron a gritar y a cantar antes que ella a través de los poemas que dedica a sus abuelas como Cartas a mis abuelas; pero también le habla, mediante Tiffany, a las que vendrán detrás y heredarán su lucha:

Yo la miro y la siento

y le explico que el tiempo éste

que nos tocó vivir

tiene que ver con soledad, dictadores,

computadoras y guerras.

 

La poesía de Campbell es poesía de trinchera, poesía que responde al irresoluble debate de para qué sirve la poesía. Versos que denuncian y que complementan a los textos académicos, a los panfletos, a los discursos, a las pancartas. Poesía de frente alta, poesía perdurable, poesía referente:

Fue necesario que saliéramos

como valientes guerreras a recuperarla

limpiarle las lágrimas

las manos

vestirla de nuevo

llenarla de orgullo

lavar sus rodillas

y cuando estuvo lista

la sacamos al sol

y nuestra historia entonces luce hermosa

resplandeciente

fuerte

y camina desde entonces

con el pecho erguido

y la frente alta.

Puedes adquirirlo aquí.


shir

Shirley Campbell Barr nació en Costa Rica en 1965. Descendiente de jamaicanos, ha cursado estudios de posgrado en Feminismo Africano y estudió Drama, literatura y creación literaria en el conservatorio de Castella. Es antropóloga especializada en feminismo africano y cooperación internacional. Sus poemas y artículos han sido publicados en numerosos medios de varios países y traducidos al inglés, al francés y al portugués. Tiene cuatro colecciones de poesía: Palabras indelebles de poetas negras (2012); Desde el Principio fue la Mezcla (2007); Rotundamente Negra (1994 y 2004); y Naciendo (1988).

 

“Mujeres”, el libro-genealogía de Isabel Ruiz

En las pasadas fiestas navideñas, me regalaron el libro de Mujeres (2016) de Isabel Ruiz Ruiz. Mientras lo hojeaba, mis primas y primo pequeños hicieron un corrillo a mi alrededor llamados por los dibujos de mujeres de ojos grandes. Ellos, que están empezando a leer libros de hojas grandes con muchos dibujos, se pasaban la obra los unos a los otros e iban leyendo. “¿Qué es una activista?”, “¿qué es una feminista?”

e66efb_2cfac1ef69fa4076bbf053cbe38afe0d-mv2_d_3508_2480_s_4_2

Resulta curioso cómo la nueva oleada de ilustradoras ha puesto sobre la mesa el disfrute de los adultos (lo vemos también en esos libros de colorear “para mayores”). Pues bien, “Mujeres” es un libro que se disfruta. Es un libro para leer tranquila mientras se toma un té. Un libro para relajarse y perderse en sus trazos, en la textura de sus tapas.

Pero “Mujeres” es también un libro para compartir; un libro que puede acercar a estas dieciocho mujeres a las pequeñas de la casa. Mujeres que no podemos obviar por más que quienes diseñan sus libros de texto se empeñen. Mujeres a las que citar, a las que recordar. Mujeres a las que dibujar sobre todos los papeles que encontremos por la casa.

Este libro autoeditado nació en 2016 y ya ha visto nacer a su hermano, Mujeres 2. Podéis adquirirlos aquí.


Isabel Ruiz Ruiz es licenciada en Bellas Artes y Diplomada en Dirección de Fotografía. Además de Mujeres, ha publicado Mujeres 2 y La estación de las hojas.