Una prometedora novela epistolar: “Una mujer de recursos” de Elizabeth Forsythe

¡Cuántos matrimonios se tornan infelices por culpa de ese diabólico sentido del deber que induce al hombre a proponer matrimonio y a la mujer a aceptar, cuando ambos serían mucho más felices sin cambiar nada! Pero, por suerte, la sociedad solo puede imponer sus convenciones a los sumisos y, como un matón, reacciona con una docilidad sorprendente cuando alguien se niega en redondo a someterse… ¡y sin perder los buenos modales!


Elizabeth Forsythe Hailey (Texas, EE.UU, 1938) es escritora, dramaturga y periodista. Estudió en La Sorbona y en el Hollins College. En 1978 publicó A Woman of Independent Means, traducida al español por Concha Cardeñoso como Una mujer de recursos. La novela fue un éxito de ventas y se llevó al teatro y al cine. NBC creó una miniserie basada en la novela y titulada Una mujer independiente. Otras novelas publicadas fueron Life Sentences (1982), Johanna’s Husband and David’s Wife (1986) y Home Free (1991).

EFhailey

Si en algo coincide la crítica es en que Bess Steed, la protagonista de esta novela, es un personaje inolvidable. Tanto que a lo largo de la narración tenemos la sensación de que Bess es una persona real, un trasunto literario de cualquiera de nuestras abuelas. Quizá por eso la autora, Elizabeth Forsythe, se inspiró en la historia de la suya para crear una protagonista de sutil inteligencia, una mujer que invierte su energía en controlar debidamente sus posesiones, pero que no por ello renuncia a una gran sensibilidad.

Embarcada en una lucha desafiante contra las convenciones de su época, Bess recorre la primera mitad del siglo XX siendo testigo y partícipe de la crisis de 1919, el auge de las dictaduras, las dos guerras mundiales y la incipiente liberación de los años 60. Toda su vida es un camino hacia la liberación dentro de un entorno privado, donde cumple sus roles de madre y esposa. El hogar es una cárcel para una mujer cuyas inquietudes y aficiones van mucho más allá, desde el teatro hasta el arte. Pero Bess es ambiciosa y consigue siempre lo que se propone: incluso viajar a Europa sin la esperada compañía de sus maridos. Los viajes son momentos reveladores, muestran una realidad más allá de la parcela vital que a Bess le corresponde por el hecho de ser mujer. Pero su constancia e inteligencia la harán mantener una fortuna que dejará en herencia a las generaciones venideras.

De todas las venturas y desventuras de Bess sabremos a través de las cartas y los telegramas que ella misma envía desde 1899 hasta 1968. Este hecho, como señala la autora en el prólogo, incita al lector a que se imagine la realidad omitida. Una realidad en la que muchas mujeres de distintas generaciones puedan reflejarse y gracias a la cual puedan dialogar y reflexionar sobre lo que hemos logrado y lo que aún nos queda por hacer.

He dejado de creer que un individuo pueda cambiar el destino de otros por mucho que los ame, pero no renunciaré a la responsabilidad de mi propia vida hasta el día en que me muera. 

Bess Alcott Steed

arton1352-a5c47

Una mujer de recursos acaba de ser publicada (marzo de 2015) por Libros del Asteroide, en una bellísima edición.