Annalisa Marí nos ofrece la primera selección de mujeres poetas de la Beat Generation en español

Cielo / cuando te abras paso / encontrarás / una poeta, / apenas la opción ideal. / No puedo prometerte / que nunca pasarás hambre / o que no estarás triste / en este mundo / descuartizado / y reducido a cenizas / pero puedo enseñarte / cielo / a amar tanto / que tu corazón se rompa / por siempre jamás

“Nana para un bebé, nonato”, Diane di Prima

Annalisa Marí Pegrum (Palma de Mallorca, 1983) es poeta y traductora. Ha publicado en diversos fanzines, antologías y revistas literarias. Ha vivido en Alemania, Australia, Camboya y Marruecos. Fundó en 2010 Poetry Slam Mallorca junto con Irene la Sen. Preside Poetry Slam Spain. Ha traducido a Dorothea Lasky para la antología de jóvenes poetas norteamericanos New Wave Vomit (El Gaviero, 2012). Actualmente reside en Francia.

Annalisa Marí, rodeada de libros sobre la Generación Beat

Annalisa Marí, rodeada de libros sobre la Generación Beat

Más de cincuenta años han tenido que pasar para que, finalmente, tengamos en nuestras manos una muestra de las poetas de la Generación Beat traducidas al español por vez primera. Annalisa Marí ha sido la encargada de seleccionar y traducir a Elise Cowen, Joanne Kyger, Lenore Kandel, Diane di Prima, Denise Levertov, ruth weiss, Janine Pommy Vega, Hettie Jones, Anne Waldman y Mary Norbert Körte.

Esta antología, titulada Beat Attitude, viene a llenar un doble vacío editorial: el de las mujeres y el de la creación poética, siempre eclipsada por las archiconocidas novelas En el camino, de Jack Kerouac, o El almuerzo desnudo de William Burroughs. Hace ya algunos años que las y los críticos venían reclamando una revisión del “canon beat” que había dejado fuera tanto a mujeres como a afroamericanos.

Las mujeres beat chocaron con las imposiciones sexistas de una época que había proclamado una liberación que las estaba excluyendo. Por eso, algunas de ellas tuvieron trágicos finales, como Elise Cowen, que acabó encerrada en un manicomio hasta que terminó suicidándose debido a la presión familiar.

EliseCowen

La poeta Elise Cowen

Algunas no corrieron tan mala suerte, pero sus obras fueron acusadas de pornográficas por tratar el sexo desde el punto de vista femenino. Otras, como ruth weiss o Joanne Kyger, continúan escribiendo y recitando en la actualidad. Tal y como afirma Annalisa en el prólogo, no son en absoluto figuras anecdóticas del movimiento beat; ellas conocían a Ginsberg, a Kerouac, su cronología es paralela y, por supuesto, comparten muchos de sus temas. El budismo y los viajes a la India, las drogas y su apertura metafísica, pero también el amor, el sexo, la condición de las mujeres, la vida doméstica, el establishment poético… En definitiva, un cuestionamiento de la autoridad y una disconformidad con lo establecido que intentaron, en la medida de lo posible, materializar en formas de vida alternativas.

los mitos son ciertos

también tú

quienquiera que sea el tú

en el momento de contar

el contador que cuenta

el último en creer

(ruth weiss)

La poeta ruth weiss fotografiada por Chris Felver

La poeta ruth weiss fotografiada por Chris Felver

La intención ha sido ofrecer un panorama -necesariamente limitado- de la poesía beat femenina desde sus orígenes, en los años cincuenta y sesenta, hasta la actualidad. Annalisa ha pretendido, además, que los poemas añadieran un punto de vista femenino a un movimiento literario que, como tantos otros, ha estado protagonizado por hombres. Gracias a su trabajo, algunas de las mujeres de la generación beat se empiezan a conocer en España, dejando, al menos por un instante, de caminar sobre la periferia del mundo.

El cuerpo usó las medidas de la mujer

para explicar la ferocidad del presente

que camina sobre la periferia del mundo

(Anne Waldman)

obra_204

Beat Attitude: Antología de mujeres poetas de la generación beat ha sido publicada por Bartleby Editores en este año 2015.

“Manifiesto puta” de Beatriz Espejo: acabar con el matrimonio, fomentar la promiscuidad

Nuestro sexo nos pertenece y hemos de disfrutarlo, instrumentalizarlo, negociarlo, aburrirlo, alabarlo, ostentarlo, esconderlo, ignorarlo, explotarlo o pasar de él.


 Beatriz Espejo (Córdoba) es escritora, columnista, conferenciante  y fundadora del Colectivo de Transexuales de Cataluña. Ha sido representante del Consejo Municipal de gays, lesbianas y transexuales durante el periodo 2005-2009. Su incursión en política se materializó con la entrada del Partido Libertades Civiles. Ha participado en revistas como Zero y BSTc. Es coautora de Prostituciones, diálogos sobre sexo de pago (2008), Dels Drets a les Llibertats (2006). En 2009 publicó Manifiesto Puta.

beatrizespejo

Hace ya varios años que Bea Espejo sorprendió con la publicación de su primer ensayo, titulado Manifiesto Puta. Desde entonces la autora no ha dejado de participar en debates, charlas y conferencias mostrando su visión de la prostitución, un empleo cargado de connotaciones negativas. Un asunto del que pocas y pocos se atreven a ocuparse en toda su complejidad.

La obra es abiertamente antiabolicionista, por lo que la crítica al feminismo institucionalizado es muy evidente. Básicamente, Bea opta por el “vive y deja vivir”, por la libre elección de las mujeres respecto a su sexo. Pero no se trata únicamente de defender el oficio de la prostitución, sino de putizarnos, de tener una sexualidad libre y sin ataduras. Para reforzar su compromiso con esta vida promiscua, Bea ataca al amor romántico y al matrimonio, que considera un acuerdo putativo. Según ella, las mujeres casadas practican una prostitución legalizada, puesto que son mantenidas por sus maridos a cambio de ofrecerles sexo. Su oposición a la prostitución, más que una defensa de la dignidad femenina, es resultado de la pura envidia y mojigatería. Esta premisa, aunque puede ser criticada por la generalización que supone de las mujeres casadas, como si todas fueran dependientes económicamente de sus maridos, supone una visión radical que puede ayudarnos a reflexionar acerca de ciertas opresiones disfrazadas de felicidad absoluta.

Bea entiende que, si nos posicionamos abiertamente a favor de la prostitución, podremos también liberar nuestra propia sexualidad, cobremos o no por sexo. Las mujeres siguen limitando su deseo mucho más que los hombres, ya que las convenciones sociales, derivadas de los roles de género, han servido siempre a la restricción de la sexualidad femenina. No es lo mismo ser una mujer infiel que un hombre infiel. Existe un argumentario biologicista que presupone cierta animalidad masculina, que de forma instintiva empuja al hombre a buscar nuevas parejas sexuales. Para la autora se trata solo de otra falacia más para limitar nuestras libertades.

Se puede estar más o menos de acuerdo con sus propuestas, pero lo cierto es que Manifiesto Puta no os dejará indiferentes. Tiene el mérito de aportar un análisis basado en la propia experiencia de la autora, combinando la faceta ensayística con la autobiográfica. Su lectura es fluida y ayuda a desmontar ideas preconcebidas acerca de un colectivo heterogéneo. La polémica está servida.

9788472904750

Manifiesto puta fue publicado en 2009 por Edicions Bellaterra

PARA LEER MÁS DE BEATRIZ ESPEJO:
“EL SEXO COMO PRINCIPIO ALIMENTARIO DE NUESTRA SOCIEDAD”

En el seminario de la UNIA arteypensamiento titulado Movimientos en las bases: transfeminismos, feminismo queer, despatologización y discursos no binarios. 

Para escuchar a bea en el programa carne cruda, pINCHA AQUÍ

Una prometedora novela epistolar: “Una mujer de recursos” de Elizabeth Forsythe

¡Cuántos matrimonios se tornan infelices por culpa de ese diabólico sentido del deber que induce al hombre a proponer matrimonio y a la mujer a aceptar, cuando ambos serían mucho más felices sin cambiar nada! Pero, por suerte, la sociedad solo puede imponer sus convenciones a los sumisos y, como un matón, reacciona con una docilidad sorprendente cuando alguien se niega en redondo a someterse… ¡y sin perder los buenos modales!


Elizabeth Forsythe Hailey (Texas, EE.UU, 1938) es escritora, dramaturga y periodista. Estudió en La Sorbona y en el Hollins College. En 1978 publicó A Woman of Independent Means, traducida al español por Concha Cardeñoso como Una mujer de recursos. La novela fue un éxito de ventas y se llevó al teatro y al cine. NBC creó una miniserie basada en la novela y titulada Una mujer independiente. Otras novelas publicadas fueron Life Sentences (1982), Johanna’s Husband and David’s Wife (1986) y Home Free (1991).

EFhailey

Si en algo coincide la crítica es en que Bess Steed, la protagonista de esta novela, es un personaje inolvidable. Tanto que a lo largo de la narración tenemos la sensación de que Bess es una persona real, un trasunto literario de cualquiera de nuestras abuelas. Quizá por eso la autora, Elizabeth Forsythe, se inspiró en la historia de la suya para crear una protagonista de sutil inteligencia, una mujer que invierte su energía en controlar debidamente sus posesiones, pero que no por ello renuncia a una gran sensibilidad.

Embarcada en una lucha desafiante contra las convenciones de su época, Bess recorre la primera mitad del siglo XX siendo testigo y partícipe de la crisis de 1919, el auge de las dictaduras, las dos guerras mundiales y la incipiente liberación de los años 60. Toda su vida es un camino hacia la liberación dentro de un entorno privado, donde cumple sus roles de madre y esposa. El hogar es una cárcel para una mujer cuyas inquietudes y aficiones van mucho más allá, desde el teatro hasta el arte. Pero Bess es ambiciosa y consigue siempre lo que se propone: incluso viajar a Europa sin la esperada compañía de sus maridos. Los viajes son momentos reveladores, muestran una realidad más allá de la parcela vital que a Bess le corresponde por el hecho de ser mujer. Pero su constancia e inteligencia la harán mantener una fortuna que dejará en herencia a las generaciones venideras.

De todas las venturas y desventuras de Bess sabremos a través de las cartas y los telegramas que ella misma envía desde 1899 hasta 1968. Este hecho, como señala la autora en el prólogo, incita al lector a que se imagine la realidad omitida. Una realidad en la que muchas mujeres de distintas generaciones puedan reflejarse y gracias a la cual puedan dialogar y reflexionar sobre lo que hemos logrado y lo que aún nos queda por hacer.

He dejado de creer que un individuo pueda cambiar el destino de otros por mucho que los ame, pero no renunciaré a la responsabilidad de mi propia vida hasta el día en que me muera. 

Bess Alcott Steed

arton1352-a5c47

Una mujer de recursos acaba de ser publicada (marzo de 2015) por Libros del Asteroide, en una bellísima edición.