‘Shrill: Notas de una mujer ruidosa’, de Lindy West, un alegato contra la gordofobia y los trolls

Observé a mis amigas convertirse en seres delgados y hermosos. Las observé ser elegidas y vestirse con ropa de J.Crew y entrar en botes pequeños sin miedo de que volcasen, pero también las vi morirse de hambre y hacerse daño a sí mismas, perderse y naufragar. Fueron escogidas por malas personas, por gente que las dañó a propósito, que erosionó su autoestima, y las mantuvo atrapadas en una búsqueda sin fin. La verdadera estafa es que estar en los huesos tampoco es suficiente. El juego está amañado. No existe la perfección

Queridas lectoras y lectores ahí fuera: esta reseña no va a ser objetiva – ¿de verdad existen las críticas de arte objetivas? – porque la realidad es que adoro a Lindy West. Adoro que cada vez que la leo mi autoestima se multiplique. Adoro que me haga sentir ganas de ir a internet y meterme en peleas cibernéticas con todos y cada uno de los trolls que la hicieron irse de Twitter. Esta mujer es una de las principales razones de que la gordofobia esté presente en medios de comunicación de masas comoPortada The Guardian y cada uno de sus artículos es una genialidad. Vale, a lo mejor no todos. Pero no importa, porque merece la pena leerla por los que sí lo son.

‘Shrill’ recopila algunos de estos artículos, con temas que van desde la percepción social del aborto, hasta el abuso que las personas de una cierta talla sufren en los aviones. West no solo retrata situaciones sociales en las que personas que no cumplen un determinado ideal de belleza son atacadas y menospreciadas, sino que se pone ahí fuera, se expone al odio irracional que muchas veces invade internet y las redes sociales, haciéndolos un espacio hostil para grupos como las mujeres.

Estos temas también tienen cabida en las páginas de West, que pone de relieve la fina línea entre libertad de expresión y discursos de odio, no solo en internet, pero en espacios como las comedias en vivo –un arte muy popular en los Estados Unidos.

Sin embargo, destacan especialmente sus artículos sobre imagen corporal, en los que West reflexiona sobre la presión sobre las mujeres para comprimir el espacio físico que ocupamos, reduciéndonos a prácticamente la mínima expresión.

Lindy_West by Dot Richards

Lindy West, fotografiada por Dot Richards

El poder que se ejerce sobre los miembros del sexo femenino en este ámbito, no se reduce a la simple presión de las mujeres a estar delgadas por un ideal de belleza. La reducción física viene acompañada de la expectación de silencio. Cuando los trolls insultan a West por su aspecto físico, lo hacen porque creen que tienen el poder de decir a las mujeres que no pertenecemos en espacios públicos si no somos de una cierta manera, la manera que ellos han decidido. El problema es que conseguir que Lindy West se haya ido de Twitter no los ha hecho ganar una guerra. Queridos trolls ahí fuera, estamos aquí y vamos a quedarnos.

Lindy West (Seattle, 1982) es una escritora estadounidense que se centra en la cultura pop. Destacan sus artículos basados en feminismo e imagen corporal. West ha escrito en medios tan importantes como The Guardian o el portal feminista Jezebel.com. ‘Shrill: Notas de una mujer ruidosa’, una compilación de algunos de sus mejores artículos, es su primer libro en solitario.

Anuncios

(Re)abrir los chorros: Coño potens, de Diana J. Torres

Año 2015. Tras recorrer el mundo dando talleres y realizando performances sobre eyaculación femenina y más alla, Diana J. Torres publica Coño potens. Manual sobre su poder, su próstata y sus fluidos. Y menos mal. Porque ya era hora de que alguien empezase a hablar y a construir colectivamente un discurso empoderador no ya solo sobre la eyaculación femenina, sino sobre nuestra sexualidad, desde una perspectiva transformadora, subversiva y, sobre todo, accesible y divertida. Porque igual de importante que desmontar el sistema patriarcal a través de filosofías que de chorros. He ahí el principio fundacional.

Coño potens es muchas cosas. Un libro necesario y subversivo. En su formato -entre ensayo recopilatorio y testimonio- y en lo que cuenta. Una crítica feroz a la ginecología patriarcal y, en general, a un sistema médico que sigue incidiendo en nuestra función reproductiva, dejando de lado las potencialidades de placer presentes en nuestros cuerpos.

El silencio al que se ha visto abocada históricamente la eyaculación femenina parte de una premisa bastante simple: “Nosotras no estamos en este mundo para ensuciar, sino para limpiar la mierda de los demás”. Diana reconstruye la historia de la eyaculación femenina y lo hace no sólo a través de la cultura occidental para mostrar cómo difiere el tratamiento. Las culturas griega antigua, hindú o china han sido más abiertas a la eyaculación que la cultura occidental. Durante la Ilustración, en la Ree’s Cyclopaedia, se afirmaba que la eyaculación ocurría únicamente a mujeres que llevasen una vida lujuriosa.

“Nos cerraron el grifo en algún dramático momento del pasado. Va llegando la hora de volver a abrirlo”

Coño potens carga también contra la fabricación del “punto G” que divide a las mujeres en vaginales y clitorianas, es decir, “entre buenas y malas para la heterosexualidad obligatoria”. Para Diana, además, el hecho de llamarlo “punto” minoriza nuestros genitales cuando la próstata femenina mide entre dos y cinco centímetros. Nada de punto… Además, Diana nos enseña una serie de técnicas y de consejos para conocer mejor nuestro cuerpo y ser capaces de eyacular. Al hablar de su experiencia en los talleres, nos cuenta cómo el intercambio que surge en ellos es esencial para aumentar los conocimientos y conocer otras experiencias, así como las reacciones que provocan. Nos insta a seguir alimentando entre todas esa red de conocimiento a la que sin duda contribuyen las potentísimas ilustraciones de Chiara Schiavon.

fragmento_ilustracion_chiara

Este libro es un atentado terrorista contra la sexualidad normativa. Su publicación abre, al menos en el mundo hispanófono, una puerta hacia la apropiación política, irreverente y subversiva, de nuestros cuerpos colonizados.


 

Diana J. Torres (Madrid, 1981). Es performer y escritora. Activista feminista, ha dado talleres por Europa y América Latina sobre la eyaculación femenina. Ha publicado Pornoterrorismo (2013) y Coño potens (2015). 

Coño potens está publicado en la editorial Txalaparta.

Ilustración de Diana por Ilene Sova.

La última generación, el mestizaje revolucionario de Cherríe Moraga

En 2011 había en Estados Unidos más de 50 millones de personas de origen hispano. Algo más de la mitad pueden considerarse chicanas: personas estadounidenses de ascendencia mexicana, personas atravesadas por la frontera. Mujeres y hombres que intentan ser parte de México porque no se sienten completamente gringos. Desde finales de los 60 y hasta finales de los 80 hubo un Movimiento Cultural Chicano del que fueron parte constituyente autoras de una relevancia hoy incuestionable como Gloria Anzaldúa o Cherríe Moraga. El movimiento se expandió no solo a la literatura sino al arte o al cine. Se trataba de un movimiento esencialmente político que reivindicaba el mestizaje y que se interesó por el rescate de la cultura mexicana anterior a las invasiones española y estadounidense. En ese sentido, La última generación es un buen exponente de esa doble cultura y también de esa doble e incluso triple marginación de la mujer chicana. Una marginación que no impidió a Moraga alzar la voz y llegar a ser un referente para el movimiento feminista, lesbiano y chicano.

Lo que interesa a Moraga es rescatar lo mexicano que hay en ella, des-privilegiar su parte blanca, atacar frontalmente al colonialismo tanto español como estadounidense y situar su propia existencia en toda una serie de conflictos que la atraviesan por lo que es por dentro y por fuera. No es casual que el libro se nutra de algunos de los hitos de la década en la que fue escrito: la derrota que supuso la pérdida de las elecciones por los sandinistas en 1990; la celebración del quinto aniversario del genocidio en Latinoamérica, llamado “descubrimiento”, en 1992. Quizá por eso, por esa doble ansia de documentar y de mirar hacia dentro eso, La última generación es una obra híbrida, donde se combina el ensayo, la poesía, el diario e incluso la narrativa. Una obra que excede moldes, que se elabora en torno la compleja definición de identidad en un mundo colonizado y globalizado. Una autora cuya identidad, en sus propias palabras, intentó siempre disolver bordes. Moraga: la hija rebelde, la autora que intentó deshacerse de las contradicciones propias del pensamiento occidental; una mujer que vivió a contracorriente, que defendió aquello en lo que creía y que, además, nos dejó como legado una escritura confesional, contestataria y siempre en contacto con las realidades que le afectaban.

La última generación no es solo una obra culmen de la literatura chicana. Es una obra subversiva, tierna y honesta que lucha aún hoy por ocupar su lugar en la literatura universal.

Soy una mujer con casi cuarenta años sin hijos,

Soy una artista con casi cuarenta años sin comunidad,

Soy una lesbiana con casi cuarenta años sin compañera

Soy una chicana con casi cuarenta años sin país.

Y si fuese seguro, abriría los muslos

y dejaría que me entrase el mundo entero

y daría a luz, daría a luz, daría a luz la vida.

La disolución del ser, la disolución de los límites.

Pero no es seguro.

Ni para mí.

Ni para El Salvador.

9788496004092

Publicada en horas y HORAS en traducción de Esther Sánchez-Pardo

 


5bb83d6da2ca99433fd9d718ff372b01

Cherríe Moraga (California, EE.UU, 1952) es poeta, ensayista y dramaturga. Su obra se centra en la reivindicación de las lesbianas y lxs chicanxs en los Estados Unidos. Estudió en la Universidad de Hollywood. En los años 70 se mudó a San Francisco, ciudad en la que se doctoró. Ha publicado títulos clásicos como la antología  This Bridge Called My Back: Writings by Radical Women of Color (1981) junto a la activista feminista lesbiana y negra Barbara Smith;  Loving in the War Years: Lo que nunca pasó por sus labios (1983), Esta puente, mi espalda: Voces de mujeres tercermundistas en los Estados Unidos (co-editora, 1988),  La última generación: prosa y poesía (1993), Waiting in the Wings: Portrait of a Queer Motherhood (1997)The Hungry Woman (2001). Su obra, de gran madurez y valor universal, es bastante desconocida en España. La última generación es el único título que hemos encontrado traducido al español, catorce años después de su publicación en inglés/español, gracias al trabajo de la Editorial horas y HORAS coordinada por la Librería de Mujeres.

Diez formas distintas de entender el amor en el siglo XXI

El tema del amor ha sido, y es, uno de los ejes de estudio y de acción fundamentales de los feminismos. Históricamente, el amor ha funcionado como una suerte de anestesiante social político y cultural para las mujeres. Más concretamente, la construcción del amor romántico imperante en nuestra sociedad provoca, más allá de sumisiones y desigualdades, la falta de expectativas, la abnegación y la ausencia de autodeterminación e independencia en muchas mujeres. En el nombre del amor, muchas mujeres son oprimidas en el actual sistema heteropatriarcal. Eso no quiere decir que otras sexualidades no hegemónicas sean igualitarias. Muchas, acaban repitiendo los mismos patrones.

(h) amor 1 es un volumen colectivo que reúne nueve aportaciones y una serie de ilustraciones. Participan en él autoras y autores como Sayak Valencia, Coral Herrera, Brigitte Vasallo, Miguel VagalumeAlicia Murillo o Israel Sánchez.

El afecto íntimo, los cuidados, el respeto profundo necesario para que la gran mayoría de nuestras relaciones sexuales se realicen con dignidad, no solo no necesitan de la pareja, sino que necesitan de la prohibición implicada por la institución de la pareja para que no tengan lugar fuera de ella.

“Agamia”, Israel Sánchez

*Las autoras Sayak Valencia, Coral Herrera y Brigitte Vasallo

Miguel Vagalume, traductor de sendas biblias del poliamor como son Opening-up (Melusina, 2015) y Ética Promiscua (Melusina, 2013), recomienda “un traje hecho a medida“para cada cual; una forma única de entender las relaciones que se adapte a nuestras aspiraciones, nuestra forma de ser, siempre desde una perspectiva honesta con nosotras mismas y con las demás.

Brigitte Vasallo alerta de los caminos que se abren ahora que cada vez más gente se interesa en el poliamor y las relaciones abiertas; para ella, el amor es una forma de vincularse afectiva y políticamente, por lo tanto, se abre un tiempo en el que habremos de elegir si queremos una reforma o una revolución de los afectos.

Saber saturadamente que cuando dices A-mor me pides que cumpla una obligación kamikaze.

“La verdadera (falsa) teoría de A-mor”, Sayak Valencia

Nos cuesta comprometernos con nosotras mismas, así que le pedimos a alguien externo que se comprometa con nosotras. Nos cuesta querernos y aceptarnos tal y como somos, así que delegamos en el amado o la amada…

“Otras formas de quererse son posibles”, Coral Herrera

Miguel Ayuso, redactor en El Confidencial, nos presenta el concepto de anarquía relacional introducido en 2006 por la activista sueca Andie Nordgren. Esta nueva forma de entender las relaciones desjerarquiza las relaciones sexuales y románticas y “descentra la pareja (o parejas) como lugar o espacio privilegiado donde se concretan la crianza, la convivencia a largo plazo…”. La idea, sencillamente revolucionaria, es que el amor no es un recurso limitado.

La artista Alicia Murillo dedica el último artículo, “Poliamor o mis 50 sombras de marrón” a hablar del poliamor desde su experiencia personal, marcada por las dificultades que surgen al intentar romper con las nociones tradicionales no sólo de amor sino de familia, pareja o sexualidad.

En (h) amor 1, encontramos caminos heterodoxos y heterogéneos al amor hegemónico. El interés de su lectura radica no solo en mostrarnos qué se piensa actualmente sobre el amor desde la disidencia, sino en hacernos reflexionar sobre un tema que, literalmente, marca el devenir de nuestras vidas.

h-amor-1

Portada del primer volumen de ensayos (h) amor 1, publicado en 2015 por la Editorial Continta me tienes. Se puede adquirir aquí. 

“Manifiesto puta” de Beatriz Espejo: acabar con el matrimonio, fomentar la promiscuidad

Nuestro sexo nos pertenece y hemos de disfrutarlo, instrumentalizarlo, negociarlo, aburrirlo, alabarlo, ostentarlo, esconderlo, ignorarlo, explotarlo o pasar de él.


 Beatriz Espejo (Córdoba) es escritora, columnista, conferenciante  y fundadora del Colectivo de Transexuales de Cataluña. Ha sido representante del Consejo Municipal de gays, lesbianas y transexuales durante el periodo 2005-2009. Su incursión en política se materializó con la entrada del Partido Libertades Civiles. Ha participado en revistas como Zero y BSTc. Es coautora de Prostituciones, diálogos sobre sexo de pago (2008), Dels Drets a les Llibertats (2006). En 2009 publicó Manifiesto Puta.

beatrizespejo

Hace ya varios años que Bea Espejo sorprendió con la publicación de su primer ensayo, titulado Manifiesto Puta. Desde entonces la autora no ha dejado de participar en debates, charlas y conferencias mostrando su visión de la prostitución, un empleo cargado de connotaciones negativas. Un asunto del que pocas y pocos se atreven a ocuparse en toda su complejidad.

La obra es abiertamente antiabolicionista, por lo que la crítica al feminismo institucionalizado es muy evidente. Básicamente, Bea opta por el “vive y deja vivir”, por la libre elección de las mujeres respecto a su sexo. Pero no se trata únicamente de defender el oficio de la prostitución, sino de putizarnos, de tener una sexualidad libre y sin ataduras. Para reforzar su compromiso con esta vida promiscua, Bea ataca al amor romántico y al matrimonio, que considera un acuerdo putativo. Según ella, las mujeres casadas practican una prostitución legalizada, puesto que son mantenidas por sus maridos a cambio de ofrecerles sexo. Su oposición a la prostitución, más que una defensa de la dignidad femenina, es resultado de la pura envidia y mojigatería. Esta premisa, aunque puede ser criticada por la generalización que supone de las mujeres casadas, como si todas fueran dependientes económicamente de sus maridos, supone una visión radical que puede ayudarnos a reflexionar acerca de ciertas opresiones disfrazadas de felicidad absoluta.

Bea entiende que, si nos posicionamos abiertamente a favor de la prostitución, podremos también liberar nuestra propia sexualidad, cobremos o no por sexo. Las mujeres siguen limitando su deseo mucho más que los hombres, ya que las convenciones sociales, derivadas de los roles de género, han servido siempre a la restricción de la sexualidad femenina. No es lo mismo ser una mujer infiel que un hombre infiel. Existe un argumentario biologicista que presupone cierta animalidad masculina, que de forma instintiva empuja al hombre a buscar nuevas parejas sexuales. Para la autora se trata solo de otra falacia más para limitar nuestras libertades.

Se puede estar más o menos de acuerdo con sus propuestas, pero lo cierto es que Manifiesto Puta no os dejará indiferentes. Tiene el mérito de aportar un análisis basado en la propia experiencia de la autora, combinando la faceta ensayística con la autobiográfica. Su lectura es fluida y ayuda a desmontar ideas preconcebidas acerca de un colectivo heterogéneo. La polémica está servida.

9788472904750

Manifiesto puta fue publicado en 2009 por Edicions Bellaterra

PARA LEER MÁS DE BEATRIZ ESPEJO:
“EL SEXO COMO PRINCIPIO ALIMENTARIO DE NUESTRA SOCIEDAD”

En el seminario de la UNIA arteypensamiento titulado Movimientos en las bases: transfeminismos, feminismo queer, despatologización y discursos no binarios. 

Para escuchar a bea en el programa carne cruda, pINCHA AQUÍ