“Estoy en la primera línea del campo de batalla”, un poema inédito de Mercede Figueroa

Estoy en la primera línea…

No voy a pedir permiso para ser yo misma.

No vamos a pedir permiso para ser nosotras mismas, libres y felices.

No vamos a pedir permiso para crear y defender nuestros propios espacios.

Si me agredes, me asustas, me manipulas, me invades o me intimidas me defenderé.

Si me vuelves a agredir, acosar, intimidar, colonizar me volveré a defender.

Quiero vivir en paz aunque para ello tengamos que vivir en guerra.

Viviré en paz porque me defenderé de tu guerra.

Quizás, un día seas tú quien viva en guerra.

Eso me dejará en paz.

Déjadnos en paz y aprended a no vivir en guerra.

Déjate en paz.

No quiero ni tus violencias ni las del sistema neoliberal, patriarcal, racista y heteronormativo.

No quiero tus leyes ni tus fronteras.

Me defenderé, una y otra vez.

Es lo que llevamos haciendo durante toda la historia del mundo.

Nuestras cuerpas resisten porque somos agua, fuego, aire, tierra, metal.

Aprendemos a defendernos y a vivir resistiendo y amándonos.

Mi deseo es profundo y la capacidad de desear de mi cuerpa es infinita.

Nuestras cuerpas son infinitas.

Nos seguiremos defendiendo de vuestras violencias.

Seguiremos queriéndonos a nosotras mismas con ternura.

Hay territorios en nuestras cuerpas que son inviolables e inapropiables.

Me doy el permiso a mi misma para defenderme de tu violencia.

Me doy el permiso a mi misma para defender de mi propia violencia.

Me doy el permiso de desear con toda la fuerza de la historia de las mujeres que se aman y han

amado, en todo momento, a sí mismas. Me doy todo el permiso para amarme, una y otra vez.

Me doy permiso para liberarme y ser libre.

Me doy permiso para decodificar mis propias prácticas patriarcales.

Y seguiré siendo bella y seguiré siendo imperfectamente rebelde.

Y seguiré, y seguiremos, día tras día, generación tras generación defendiéndome, defendiéndonos,

liberándome, liberándonos y cuidándome, y cuidándonos.

No me abandonaré. Me acompañaré siempre.

No bajaré la guardia.

Estaré en pie de paz.

Porque estoy en la primera línea del campo de batalla, Mi Cuerpa.

Lectura en el acto “Toma la noche”, enero 2015, Sevilla.


NO ES NO

Mercede Figueroa (Jerez, 1982) es activista feminista. Sus poemas los ha recitado desde y con las entrañas en manifestaciones, acciones de calle, en escenarios de teatro y entre las amigas. Polifacética e investigadora escénica, en espacios de laboratorio y en la vida real, es una artista para la vida. Cree firmemente en que hay que crear condiciones de vida para que la poesía se enraíce en cuerpos-territorios situados en zonas temporalmente autónomas.

Anuncios