La heroína feminista del Caribe. De Barranquilla al exilio: ‘Oriane, tía Oriane y otros cuentos’ de Marvel Moreno.

descarga (1).jpgMarvel Moreno nació en el seno de una familia de alta sociedad barranquillera en 1939. En la exclusiva élite a la que pertenecía, que una mujer cuestionase al patriarcado, las tradiciones catoliquísimas y los privilegios, era impensable, blasfémico, horroroso.

En un intento por renovarse de la presión social, se marcha a París en 1969 y no regresa jamás. Estando en Francia produce toda su potente obra, en la que siempre se destacó su mordaz crítica a las estructuras patriarcales y a las presiones a las que eran sometidas las mujeres en los contextos caribeños y latinoamericanos. También sobresalieron los cuestionamientos a los estereotipos de las mujeres, cuyo único destino era guardarse virgenes para llegar al matrimonio, casarse ‘bien’, y por ningún motivo obrar en pos de desafiar las estructuras morales perfectamente establecidas.  O de otro modo, eran brujas, malas madres, malas compañeras.

La obra de Marvel Moreno ocupa un lugar destacado en el campo de la producción literaria colombiana, caribeña y latinoamericana. A pesar de este reconocimiento, su nombre y sus textos continúan siendo conocidos principalmente en el ámbito académico y por un limitado número de lectores, debido, en gran parte, a la escasa divulgación que han tenido sus obras.  Mercedes Ortega González-Rubio, Profesora de la Universidad del Norte, Colombia.

Oriane, tía Oriane y otros cuentos hace parte de la colección ‘Roble Amarillo’ de la Universidad del Norte. Esta propuesta editorial tiene como fin promover la lectura de escritores y escritoras del Caribe colombiano. El acceso a las obras es libre, y además, se reparten ejemplares al rededor del campus. (puedes leer la obra aquí ). Los tres cuentos que componen este breve libro están acompañados de los collages de la, también barranquilera y artista plástica,  Clara Gaviria, quien a su vez ha ilustrado obras de importantes escritoras del Caribe, como lo es Viridiana Molinares, en su obra Tedio y Otros cuentos (puedes leer la reseña aquí). Clara trabaja en sus finas y cuidadosas composiciones, la exploración de la feminidad, de la maternidad, de la niñez, de la masculinidad; recrea y crea atmósferas precisas para el acompañamiento de los textos.

Clair.png

De la serie “Yo, tú, ella, nosotras”, de Clara Gaviria. Técnica collage, 2015.

Los cuentos

Con una escritura muy cuidadosa, intuitiva y marcando, en ocasiones, límites difusos entre la realidad y la fantasía, los cuentos que componen esta edición exigen la re-lectura. Cada fragmento carga consigo una sabiduría esencial, propia, justa, mística. El cuento ‘Oriane, tía Oriane’ explora la relación entre la tía  Oriane y su sobrina, María. Oriane es retratada como un ser casi espiritual: una mujer solitaria en una casona solitaria llena de misterios; ventanas desde donde la la naturaleza se aprecia como un óleo sobre lienzo, y cuyas paredes albergan ruidos y sensaciones muy alejadas de experiencias inteligibles.

A María la asombró la casa de tía Oriane, pero sólo empezó a inquietarla cuando escuchó los primeros ruidos. Era una casa grande y silenciosa rodeada de un jardín sembrado de acacias. A lo largo de los corredores se alineaban salones y dormitorios cerrados desde hacía muchos años, con muebles que dormían sobre figuras de polvo y jirones de telarañas. Sin saber por qué, María se sentía tentada a caminar en puntillas.

Fragmento del cuento ‘Oriane, tía Oriane’

‘El muñeco’ retrata, con una exquisita descripción del lugar: una casa, un pasillo, un patio, la extraña relación de un niño con un muñeco. Todo visto través de los ojos de Julia, la mujer que lo cuida.

Aquella tarde, doña Julia la recordaría siempre. Había estado trajinando en la cocina antes de salir al corredor y con un suspiro tomar asiento en su mecedora de paja. El sol había calentado menos que otras veces y del patio llegaba un olor de alhelíes. Alzó los ojos y vio el palomar recortado en un cielo luminoso, el muñeco olvidado al pie de un tú y yo, y al fondo, junto a la riata de flores, vio a la muchachita correteando alrededor del niño.

Fragmento del cuento ‘El muñeco

Por último, de forma rompedora, extravagante y abrupta, Marvel Moreno nos regala un cuento cargado de sensaciones que poco exploramos, que muy poco enseñan a explorar. Estas son todas aquellas que tienen que ver con la asimilación de nuestro pasado, la autonomía de decidir cómo, cuándo y con quién gestionamos nuestros sentimientos. ‘Una taza de té en Augsburg’, describe a Miranda Castro, una mujer caracterizada por su frialdad, por cargar con orgullo las huellas de su pasado, de su crianza. Miranda recorre un camino marcado por las posesiones materiales, los vacíos emocionales y la búsqueda, emocional o física, de su madre.

Miranda adivinaba los pensamientos de su madre, pero le importaban muy poco. Solamente se preguntaba si Frieda representaba un peligro para ella. Después de observarla un rato se dijo que no: dada la timidez de su carácter, Frieda nunca intentaría imponerle su presencia.

Fragmento del cuento ‘Una taza de té en Augsburg’.

Clair.png

De la serie “Yo, tú, ella, nosotras”, de Clara Gaviria. Técnica collage, 2015.

Clara Gaviria

Docente de Artes, es psicóloga de la Universidad del Norte (Colombia) y tiene una una maestría en Artes Plásticas de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico (Colombia). Participó  en la muestra “Homenaje a la mujer caribeña” en el Museo de Antropología, Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad del Atlántico y en diversas exposiciones individuales y colectivas.

Resultado de imagen para marvel morenoMarvel Moreno

Abello, (Barranquilla, 1939 – París, 1995). Escritora barranquillera reconocida ampliamente por círculos intelectuales en Europa e Hispanoamérica. Su espíritu crítico se acentuó con la formación intelectual que recibió de la mano de su padre, quién la orientó en la lectura de los clásicos y de otras múltiples obras, y la enseñó a disfrutar de la música y la pintura. Continuó sus estudios en una escuela pública, en la que se relacionó con muchachos de las clases populares; pero se vio obligada a interrumpirlos a los de dieciséis años. Nombrada reina del Carnaval de Barranquilla en 1959, coronada como Marvel I, se convirtió durante algunas semanas en el personaje más importante de la ciudad y durante algunos días gozó de la notoriedad del país entero. Esta posición le permitió observar de cerca y con tristeza, el mundillo social que se vivía en su natal Barranquilla, y que luego plasmó en su obra. Fue escogida por la revista Cromos como una de las cien mujeres más influyentes de la historia de Colombia, porque sus obras literarias narran y ponen de manifiesto la problemática vida de la mujer en una sociedad elitista y cerrada como era la de Barranquilla y el Caribe colombiano en general en los años cuarenta y cincuenta del siglo XX. Por tal razón, muchas de sus obras han sido catalogadas como feministas y son vistas como el tránsito progresivo entre una sociedad patriarcal y el rol igualitario de la sociedad del siglo XXI.

  • La biografía de Marvel Moreno, ha sido extraída de aquí.
  • La biografía de Clara Gaviria, ha sido extraída del libro Tedio y otros cuentos (2014).

Rebel, Rebel. “De contrabando” de Aurora Revolver.

Hace unos meses, cuando todavía corría el año 2016, fui invitada junto con dos compañeras y amigas a hablar de poesía, literatura y feminismo en la I Jornada de Diversidad de Género, Sexualidad e Intersexualidad de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.  Al final de nuestro coloquio hicimos un breve recital de poesía. Unas cuantas chicas se animaron y entre esas Aurora. Ella no se movía como las demás ni hablaba como las demás. Leyó con la humildad propia de la gente buena, y  la gesticulación en su cara marcaba un ritmo extravagante pero calmado;  mientras yo la escuchaba, en forma de aire sus chacras se desprendían de su esencia y contagiaba la sala de su peculiaridad.

Resultado de imagen para aurora revolver de contraband

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La imagen puede contener: una persona, primer plano

 

 

 

 

 

 

 

 

Los poemas de Aurora están plagados de referencias cinematográficas y literarias. Esta explosión intertextual puede que responda al dinamismo de su misma composición vital o a que es una friki de nacimiento. O ambas. Y es que si algo tienen los poemas de Aurora, es que son extremadamente honestos. Son versos que hablan solos, se leen solos. Algunos poemas de Aurora te llevan a experimentar la deliciosa sensación de masticar el sol en invierno y las cervezas debajo de este sol. Y todo eso en la ciudad de las naranjas agrias, del tranvía atravesado. Los poemas de Aurora no hablan de amor pero son eróticos o al menos descansan en varios pechos. Y algunos son inocentes. Y otros brillantes. Los poemas de aurora huelen a calle y a botas gastadas. A labios medio rojos y adolescencia empalmada con la impermeabilidad de la vida que aún no es adulta pero donde cada vez se toma más conciencia de que ese momento llegará.

BARBARELLA (1967)

He visto a Barbarella pasear por la alameda

sin casco ni ropa de astronauta

a las once de la noche

de un martes demasiado húmedo

saltando los muros

pidiendo más cerveza

revolviéndose entre defectos de fábricas y autómatas

exigiendo volver a crearnos con las manos

a mancharnos las vértebras

a romper los engranajes de nuestras obsoletas

                                                                             [maquinas de nacimiento.

Explotando su sudor en el universo

para que yo encuentre órbita a seguir.

***

LUNES SANTO

                     she’s not sure if you´re a boy or a girl
                                             Rebel, Rebel. David Bowie

David Bowie y Valerie Solanas cenaban conmigo

en un local de la Calle Concepción

champán y galletas de la fortuna

en copas y mordazas importadas de Alemania

y el cáncer del Género como plato principal .

Una lo devoraba con un tenedor desmembrado,

otra con una cuchara de terciopelo oscuro.

 

Acabaron borrachas y dormidas sobre los platos

[vacíos

sólo para que yo tuviese que pagar la cuenta.

 

La Revolver dice que de mayor quiere ser gánster latinoamericano en Brooklyn o gitanita canastera en Chiclana. Es evidente que a este ritmo puede ser cualquiera de estas dos cosas. Deseamos que en Nueva York o en Chiclana, esta joven poeta siga escribiendo  y creciendo junto a las letras.

*Aquí les dejo un vídeo de la autora recitando en la presentación del segundo número impreso de Revista Españolado, en La Sala, Sevilla.

 

La imagen puede contener: una persona

Aurora Revolver (1996)

Crece obsesionada con los poemas de animales de Gloria Fuentes, Mortadelo y los Marcianos. En el 2014 publica poemas en la revista Españolado y forma parte de antología VerS.O.S (Ediciones de Letras). En 2015 forma parte de la Antología de Jóvenes Onubenses  y Todos con el 1900 (Editorial Niebla). Actualmente estudia periodismo en la Universidad de Sevilla y se gana el tiempo escribiendo para varios medios de música y cine.

 

De dentro hacia fuera, lo público y lo privado.”Tedio y otros cuentos” de Viridiana Molinares Hassan.

La tercera ola del feminismo llevó como bandera que lo personal es político, estamento  de Carol Hanisch. Se empezaron a interpretar las relaciones personales heterosexuales como relaciones de poder y se empezó a cuestionar la ideología patriarcal desde el ámbito de éstas. Viridiana Molinares, colombiana y profesora de Derecho público de la Universidad del Norte (Barranquilla, Colombia), nos trae un libro de cuentos en los que, desde varias voces, explora la vida de distintas mujeres desde dentro -de sus ámbitos domésticos- hacia fuera -la vida real, ese espacio público en el que somos silenciadas y suprimidas y en el que hemos tenido que luchar batallas históricas para hacernos pequeños (pequeñísimos) huecos.

14971430_10157721299240224_1263458947_n.jpg

Y aunque históricamente nuestro lugar ha estado dentro de la casa, OH SORPRESA, ni siquiera ahí hemos estado seguras. Pero es lógico que no lo estemos si somos arrastradas y alienadas dentro de un sistema de  valores que avala la desigualdad, los roles de género -de los que nuestra sociedad es muy fan-mujeres cuidadoras físicas y emocionales, guardianas del hogar, inmersas en relaciones heteronormativas y además forzadas a aguantar situaciones, producto de esta misma forma de orden social machista y misógino.

Editado y publicado por la Universidad del Norte, Tedio y otros cuentos (2014) está compuesto por un un total de 11 cuentos, acompañados de las obras de la artista plástica Clara Gaviria, obra cuyo contenido crítico y feminista, explora, en comunión con los textos de Viridiana, aspectos de la construcción social del género femenino.

14962925_10157721283020224_981458362_n.jpg

Clara Gaviria.

LOVE, collage, 20,5 x 4,0 cm, 2013.

14971070_10157721283125224_1536475764_o.jpg

Clara Gaviria.

TU MARIDO, ESE DESCONOCIDO, collage 24,0 x 24,5 x 8,5 cm, 2009-.

Cada cuento contiende una especie de prefacio, llamado “cosas que no se dicen”. Aquí, como su nombre indica, la autora ofrece una información que no es desvelada en el texto y que sirve como puente para que nostras las lectoras y los lectores, conectemos con más profundidad con las historias. En las cosas que no se dicen se juega con los personajes, de repente, somos agentes activos en la historia, sabemos y de forma casi didáctica, entendemos con más profundidad lo que le ocurre a los personajes.

En un mundo literario donde parece que los feminismos han fallado, se vuelve contradictorio afirmarlo: el hecho de que estas historias sean contadas por una mujer -incluso con tintes autobiográficos- es razón suficiente para afirmar con certeza, que la óptica que nos ofrecen las gafas moradas desde la literatura -escritura y lectura- son capaces de darle visibilidad al estado de bloqueo emocional y físico, al que millones de mujeres son sometidas en todo mundo, al encierro y a la culpa -tan propia de la tradición judeo-cristiana. El mundo literario donde parece que los feminismos han fallado no existe mientras se escriba sobre él, se reflexione, se indague y se siga esparciendo el mensaje despatriarcalizador.

14963095_10157721285990224_1984769039_n.jpg

Clara Gaviria.

I’M FINE, THANKS, collage, 15 x 19 x 55 cm, 2013.

Resultado de imagen para viridiana molinares hassanViridiana Molinares Hassan 

Doctora en Derecho Público y Filosofía Jurídico Política de la Universidad Autónoma de Barcelona, España. Máster en Literatura Comparada y Estudios Culturales de la Universidad Autónoma de Barcelona, España. Magíster en Desarrollo Social de la Universidad del Norte de Barranquilla. Diplomada en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de American University en Washington D. C. Es, además, Coordinadora Académica de la Maestría y Especialización en Derecho Público de la Universidad del Norte. Profesora Investigadora, miembro de los grupos de investigación en Derecho y ciencia política, y Sociología jurídica de la Universidad del Norte.

Resultado de imagen para clara gaviria

Clara Gaviria

Psicóloga de la Universidad del Norte (Colombia) y maestría en Artes Plásticas de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico (Colombia). Participó  en la muestra “Homenaje a la mujer caribeña” en el Museo de Antropología, Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad del Atlántico y en diversas exposiciones individuales y colectivas.

  • La biografía de Viridiana Molinares Hassan, ha sido extraída de aquí.
  • La biografía de Clara Gaviria, ha sido extraída del libro Tedio y otros cuentos (2014).

Transgredir desde la creación poética. “Casa Paterna” de Fátima Vélez, antología poética (2003-2015).

 

primera orilla

alejamos al cuerpo
del desprendimiento de sus partes
y no pudimos evitar que la marea descendiera
allí
un hombre tendido
abierto
fragmentado
como todo lo que intentábamos salvar
acercamos la mirada
la limpiamos para confirmar
que no fuera otra de sus manchas
cuerpo de hombre
confirmamos

y si la tierra tembló
mientras él me miraba
fue porque en su cuerpo resucitaron mis raíces
de nuevo los cielos eran fértiles
y sembramos jardines
que ondularon en la nada

dimos vida a los mares
que crecieron entre peces
el cuerpo se mantuvo firme
y fue evidencia
de que entonces
no era la tierra la que temblaba
sino el silencio

De Orillas (2003)

La poesía de Fátima Vélez no es de amor  – aunque podría serlo. Tampoco es pretenciosa aposmodernada stilosa cool – aunque podría serlo. Tampoco es de estas cosas que lees y que no sabes si estás queriendo morirte o teniendo ganas hacer pipi. Leer a Fátima Vélez es más bien como sentir que el tiempo ya no es tiempo sino un un actor secundario en la secuencia poética. Su voz escrita es capaz de mojarnos con una sustancia, a veces viscosa, a veces ruptura, cantidad, morbidez; a veces meritoria, confusa, familiar. Leer a la Vélez es como sangrar por la nariz sin la necesidad de ir a por un Kleenex para limpiarte; la sangre sabe a vida y le queda bien a tu cara. Como un potingue salvaje, un menjurje de abuela, te untas en la frente un montón de letras que unidas forman un jugo venenoso que es poesía y que te chorrea por todo el cuerpo; al andar dejas huella casi como gritándole al mundo, hostil y bélico, que en su poesía puedes salvarte o salvarla a ella o matarte o matarla a ella. 

LA CALLE 17

desde el quinto piso
se debate entre serpiente
río de aguas turbias
y un movimiento destemplado
de dientes limándose en una acera

Desde acá
seis de la tarde
una vista panorámica del ring:
en sus respectivas esquinas
los dos guardianes

El uno, el pirata, que a veces se llama Carlos y a veces Pedro
tiene una infección tan viva en el ojo izquierdo que está a
punto de perderlo

Siempre que llego quiere ayudarme a cargar las bolsas del
mercado
a abrir la puerta del edificio
quiere ayudarme hasta con mis hijos
yo no lo dejo

cuando se acerca inclino la cabeza
y el suelo me habla del contagio, de la impureza, de los
agujeros negros, del aullido de los
perros, de la compasión

busco entre mis bolsillos
encuentro una moneda y se la entrego
sin mirarlo
con mucho cuidado de no tocarlo
de que él no vaya a tocarme

El otro guardián no evoca descripciones
envuelto en una bandera de Colombia satinada
aúlla un partido entre Santa Fe y Millonarios
que se extiende por la calle 17
y asciende hasta el quinto piso
donde
a las seis de la tarde la pastelería despliega su olor
y uno no tiene más remedio que respirar
la frescura condensada de la harina
entonces se suspira
se piensa en lo que no se hizo
ahora que la tarde va cayendo sobre los antojos
sobre lo que produce el olor a pan sin el pan
y de pronto
se estrella contra el vidrio
o contra el corazón
nunca se sabe
la sensación de ser un pájaro estrujado por un gigante
el gigante no quiere hacerle daño pero el pájaro no lo sabe

Cuando parece que el cambio de luz está emitiendo señales
una palabra intenta cruzar el umbral
y aparece de nuevo la calle 17
que hace de la poesía prosa
que no permite imágenes de cuando los paisajes
transmitían belleza
por muy feos que fueran

Desde esta vista la realidad es sólida
y la guardo en bolsas zip loc
Las bolsas cambian de color y de estado de ánimo
abro la ventana
algunas se escapan
el aire las hace alborotar el cielo
hasta que caen
en la calle 17
los transeúntes no las recogen
los guardianes se acercan
y al abrirlas
una esperanza en la garganta
una pluma entre las manos

De Orillas (2003)

¡Pero quién eres Fátima Vélez! ¿en qué momento llegaste a mi vida para hacerme creer de nuevo en la poesía colombiana, en las formas alternativas de amar y en la capacidad de transgresión en este país que en estos momentos más que nunca nos demostró ser de mierda? Ahora no puedo hablar de poesía colombiana sin decir “¿Ya conoces a Fátima Vélez? ¿Ah, no? pues es genial y desobediente, no cree en la monogamia o eso creo, tiene dos hijxs con dos chicos gays, es joven, vive en NYC, ganó el premio de poesía de Bogotá en el 2014 pero no ganó porque no firmo el formulario, es medio burguesita o eso creo – su papá es un arquitecto muy muy famoso. Da igual eso que te he dicho, léela, coge… lee este poema, te va a gustar…”

*A continuación, saco de mi teléfono una captura de pantalla del poemaMi nacimiento (1932)”

entre rasgar de sábanas

entre dolor y luz

unas piernas abiertas

una cabeza

nace

alguien pregunta

desde un lugar del cuarto

que no podemos ver

¿es niño?

no

¿es niña?

no

¿qué es entonces?

es el amor que nació muerto entre nosotros

ah

entonces

no se le puede alimentar con ira

la leche con ira

amarga

**

perdona

por hacerte recorrer

los arduos y

estrechos y

húmedos

caminos de la existencia

por inquietar tu serenidad

por volcarla en

-quiero decir vacío

pero el vacío

estorba

tarde o temprano

me lo agradecerás

saltarás

de alegría

en tu no ser

como saltan los niños

en sus camas

si hay golpe no te dolerá

doblemente

por haber sido advertido

que no saltaras

que podías caerte

hacerte daño

nada formado en ti

para que algo sientas

cabeza hueca

dentro de

cuarto hueco

dentro de

mundo hueco

y sin embargo

desangras

y la sábana

es blanca

y el contraste

caliente

***

dices que la pared del cuarto es azul

que la sábana es azul

no te das cuenta

que el azul

es la blancura desbordada del blanco

****

pero si Frida Khalo no existió

ahora vas a decir

que te crees

ese cuento

de una llaga de dolor

en un rostro

de bigote

y patillas

coronado de flores

Frida Khalo

debe ser

una manera de nombrar

la sensación de estar

a punto de recibir un golpe seco

con un vestido bordado

debe ser

la acción de empujar las cosas

por detrás

hacerlas chocar contra la vida

hasta sacar lo que hay de entraña

en ellas

De Diseño de Interiores (2015)

Casa Paterna, como compilación de doce años de creación poética de la autora, se debate entre la serenidad y el acoso. Imágenes que se sobreponen a la vez que voces asustan mezclando palabras y conceptos como si fueran una pila de escombros que quitando el polvo, descubrimos que debajo de la tierra y la suciedad, hay un puerta como un portal que nos lleva en un viaje – que en segundos nos narra la historia de muchas vidas, pero de una sola persona, encerradas en espacios domésticos maternales, pero propios, muy propios.

SÓTANO

que quieres quitar de ahí las telarañas
las capas de moho
inténtalo
a ver si no aparece de pronto la olla
con el arroz pegado
los guantes amarillos
que protegen
del jabón quitagrasa que te agrieta la piel
y en el silencio
de quien lava platos y olvida poner música
el poema se tararea solo
como si tuviera pies
y quisiera hacer de ti un salto
es
no cabe duda
ese que dice que se llegó al final de la carrera
y el premio es otra carrera

y si el premio es mugre coagulado en un sifón
y si todo fondo no es más que horas percudidas en la cortina de baño
la sala donde la luz pega directamente en el reflejo de la infancia
donde también el tema es con la luz

los niños
sus deseos
su canto de sirena
que tratan de arrastrarte a la inacción
a no ser otra cosa
que calor atemporal

su belleza
que crece
sobre filo
raíz
que no se ve en ningún espejo
pero sabes
si no la cuidas
no la riegas
no la podas

recuerda
poner papel conciencia en las paredes

quien se ha cortado con papel sabe
lo que guarda en sus bordes el blanco

De Diseño de Interiores (2015)

Casa Paterna es una antología editada y publicada por la Universidad del Externado de Colombia- Decanatura Cultural (2015), dentro de la colección “Un libro por centavo”. Pueden encontrar esta antología gratis en PDF Además, pueden consultar y leer todo el catálogo poético de esta colección TAMBIÉN GRATIS ❤ aquí.

 

Fátima Velez  (Manizales, Colombia, 1985). Realizó estudios de literatura en la Universidad de los Andes y la maestría en Escritura Creativa en la Universidad Nacional de Colombia. Fundadora de la residencia para artistas Residencia en la Tierra. Ha participado en varios talleres de creación literaria en Bogotá y fue cofundadora del taller de escritura creativa Calle 17. Su libro de poesía “Diseño de Interiores” ganó el Premio Nacional de Poesía Ciudad de Bogotá (Septiembre 2015), premio no   otorgado por Idartes por no firmar un formulario. Actualmente cursa una maestría en Escritura Creativa en la Universidad de Nueva York.

(Fotografía extraída de un artículo de VICE y biografía extraída del blog de “poetas colombianos”)

 

Julie Doucet: Cómics 1986-1993. La movida underground del cómic a finales de los 80 siendo una mujer artista independiente.

Vida punki en Berlín. Trabajos de mierda. Soñar que tienes pene y que pares gatos. Odias a tu madre. Eres joven y no lo sabes. Una mujer que aspira ser artista en una sociedad hostil. Fanzines. No había internet. No entiendes el sexo. ¿Qué es ser mujer? Te das cuenta de que eres feminista. Penes. Chochos. Penes. Chocos. A la mierda depilarte. Abandonar la escuela de arte. Hacer fanzines. Venderlos por correo ¡es que no había internet!

 

Resultado de imagen para julie doucetResultado de imagen para julie doucet en español

 

Nosotras lo tenemos más difícil para todo, y qué decir hacernos un hueco en los movimientos underground y más aún cuando no somos la chica cool del grupo que toca el bajo, que tiene un sintetizador morado y un cuarto lleno de posters de bandas que ni su abuela conoce. Esta es Julie Doucet, una chica que no era cool ni tenía un sintetizador morado, pero lo que sí tenía (y sigue teniendo) eran poquísimos pelos en la lengua y sobre todo un gran talento dibujando, plasmando, denunciando y expresando a través caricaturas su frustración con la construcción social del mundo.

En su obra publicada (2014) en español por la editorial Fulgencio Pimentel, nos hace un recorrido por sus vivencias y lo que la llevó a ser una mujer en el mundo con mucho que decir y con muy pocas ganas de callarse situaciones de, por ejemplo, acoso callejero, pervertidos en las vías del tren masturbándose, sueños rarísimos y la exploración muy profunda y a escalas muy desconocidas de su “feminidad” y de su sexualidad, la relación con su madre y su obsesión por ridiculizarlo todo.

Imagino a Julie años después en el balcón de su casa en alguna ciudad que no está de moda y que nunca lo estará, viéndose a través de sus dibujos y pensando algo que muchas otras lectoras estamos pensado: ¡qué jodido es ser mujer! Pero qué bien nos lo pasamos reinventando formas de serlo, combatiendo a través del arte y dándole en la cara al sistema opresor.

Resultado de imagen para julie doucet spanish

Resultado de imagen para julie doucet menstruation

Gracias a la creación de la siempre sucia y pecadora Julie Doucet, sabemos que podemos ser monstruos menstruantes llenos de amor para el mundo. Esta obra es una compilación de todas sus ilustraciones desde 1986 hasta 1993, inclusive podemos encontrar algunas piezas inéditas. Eso sí, si ya has leído otras obras de esta artista, es posible que se crucen algunas historias, pero eso es lo de menos: leer a la Doucet es tan delicioso como comerte un cupcake de arándanos y nueces orgánicas después de masturbarte y tener el mejor orgasmo de tu vida.

Resultado de imagen para julie doucet picture

Hay un tema recurrente en esta obra, y es precisamente la menstruación. Esa extraña sustancia, desconocida y  supuestamente maloliente que nos han enseñado a odiar.

¿Qué pasaría si nos viene “la regla” en el espacio? ¿O si nos quedamos sin tampones? (aquellas que los usan)

Amigas, esto es lo que pasaría:

Resultado de imagen para julie doucet menstruation

Este monstruo adorable que Doucet ilustra representa la frustración de una artista. La sangre es un grito de libertad.

Mientras el mundo no la dejaba ser, ella en su arte fue.

Resultado de imagen para julie doucet 1986 1993 en español

 

Resultado de imagen para julie doucet  1986 1993

 

Por cierto, ¡la edición viene con un fanzine regalo!

 

 

 

 

 

Resultado de imagen para julie doucet  1986 1993

 

Y si un día se cruzan con esta portada, no, no es la biografía de una santa, son los cómics de una mujer que tiene muchas cosas por enseñarte.

 

 

 

 

 

 

                                                                     

Resultado de imagen para julie doucet picture

Julie Doucet (1965): Nació en Montreal y estudió bachillerato de artes para luego irse a Quebéc a continuar sus estudios artísticos, aunque abandonó la universidad años más tarde. Rodeada de artistas mientras estudiaba, conoció a ilustradorxs que le mostraron el la luz al final del camino que eran las caricaturas. Su primera obra fue un fanzine en 1991 “Diry Plotte”, lo distribuyó y se busco las castañas como pudo. Tuvo tanta acogida que pudo crear una red de contactos sustanciosa. En 1995 escapa a Berlín y finalmente en el 2006 se llevó a cabo la primera exposición de su obra en Montreal, y de ahí en adelante hasta que en el 2013 montó su propia editorial: Le pantalitaire.