“Allí donde el viento espera”, primera novela de Maia Losch

Era la culpa, la reconocí sin esfuerzo (la culpa y yo fuimos, durante mucho tiempo, compañeras casi inseparables. Esto no evitó que cometiera errores que afectaran a otros; pero tampoco los que evité consiguieron esquivar el remordimiento de conciencia, por cuestiones en ocasiones banales). En este caso la culpa tenía una explicación reconocible: no siempre lo era.


Maia Losch nace en Montevideo, Uruguay, en el año 1971. A los 25 años se traslada a Israel, donde reside actualmente con su marido y sus dos hijos. Realizó estudios en Letras y Antropología e incursionó en las artes plásticas. Allí donde el viento espera es su primera novela mas no su primera publicación. Algunos de sus poemas y cuentos han aparecido en diversas antologías y revistas, y ha participado en diversos concursos literarios, resultando ganadora del Concurso Internacional de Poesía Versos de la Torre del Reloj y finalista de Los cuerpos del deseo, entre otros.

maia-losch

 

 

Montevideo, siglo XXI, casa familiar. Tras comenzar, ya entrada en años, sus estudios de filosofía y conocer a Raúl, un atractivo compañero que representa todo lo que nunca pudo vivir, Ana comienza a renegar de su pasado, de su presente y de lo que probablemente esté trazado como su futuro. La crisis de identidad de una mujer permanentemente forzada a cumplir lo establecido se deja ver en Allí donde el viento espera en todas sus vertientes, mas especialmente en la del matrimonio.

En esta primera novela, Losch pasa superficialmente por un maremágnum de temas como la religiosidad (en este caso, el judaísmo) , el legado familiar, la compleja coreografía entre las tradiciones propias y las sociales, las relaciones interpersonales, la sabiduría… dando lugar a un retrato de la crisis de mediana edad que acaba quedándosele grande al pretender aunar todos los conflictos de la protagonista. La falta de madurez en la redacción se nota en la falta de continuidad en el hilo argumental. No obstante, traza un buen panorama del Uruguay actual desde la perspectiva de los inmigrantes europeos y relata con realismo el acercamiento a la infidelidad – primero tímido, luego apasionado – como una forma de reconquista de la propia sexualidad y aceptación y goce del cuerpo maduro. A través de Raúl, Ana llegará a conocerse a sí misma, a desentrañar los placeres de su independencia y su autonomía, mucho más allá de su rol como esposa de su marido y madre de sus hijas.

Con sutil delicadeza y una suerte de feminismo light, la autora repasa junto al personaje los estadios de consecución de una autonomía que comienza con la infidelidad y termina con una soledad escogida y disfrutada. El papel de la amistad entre mujeres y la rebelión de los valores en la vida cotidiana son lo más destacable de una novela poco trascendente y sencilla de leer que nos acerca a una realidad ciertamente contemporánea.

viento-espera1

Allí donde el viento espera, de Maia Losch está publicado por Sinerrata Editores en formato ebook.

“Las caras de la verdad”, un relato sobre la infidelidad de la sevillana Lola Ramírez

No hacía ni una hora de eso y ya casi ni me acordaba de esa verdad. Debía de ser porque aquella no era mi realidad, no se trataba de mi lugar habitual: todo lo que había a mi alrededor era ficticio, momentáneo, sólo había sido una fantasía y su final era precisamente lo que lo hacía especial.


Portada

Portada

Las caras de la verdad

Lola Ramírez

Ediciones Oblicuas, Colección Alejandría Narrativa

2014

Las caras de la verdad es un relato corto de lectura rápida y agradable que nos habla de Sara, una mujer felizmente casada que se reencuentra con Sebas, un antiguo amante. Con un lenguaje ameno se nos narra esa vuelta a la fantasía que supone pasar una tarde con una persona tan especial. Amante, pero también amigo, Sebas encarna aquello que Sara necesita, de vez en cuando, en su vida: una irrupción de erotismo, de complicidad y buena conversación.  En tan solo una tarde, contemplamos a estos dos seres unidos por una casualidad pero también por una atracción a todas luces inevitable. Sin embargo, las cosas parecen torcerse cuando Sebas confiesa a Sara su verdadero interés por ella.

De manera que la verdad, como parece sugerir Lola Ramírez, tiene muchas caras. Tal vez por eso las relaciones monógamas son difíciles de mantener en el tiempo. A veces necesitamos salir de la rutina y vivir aventuras para valorar lo que tenemos, pero también lo que nos falta.

Más info y pedidos en la web de Ediciones Oblicuas