A los pies del palacio: La construcción de los cuentos de hadas, por Carmen Romero.

Que la literatura configure la manera de interpretar la realidad de las lectoras no resulta una idea novedosa. Que haya literatura preferible a otra, tampoco. Que la infancia es el periodo más crítico para el aprendizaje, resulta incuestionable. Y que los cuentos infantiles, en los que la mujer ejerce un papel de doncella indefensa a la espera de un príncipe salvador, o de cuidadora amable y recatada, también parece un debate superado.

Ahora viene lo interesante, ¿Qué hacer con tantas certezas?

Tocaría seguir contando cuentos. Continuar regalando libros a las chicas y a los chicos. Sí, pero reconstruyendo las letras. Que lo narrado no sea un arma de destrucción masiva para las niñas, sino la mejor oportunidad para fortalecer sus sueños, su identidad y autoestima.

En los cuentos también caben historias sobre mujeres con personalidades y carácter definido. Brujas que han sido perseguidas por ser conocedoras de la ciencia y las artes. Una sexualidad sana y desmitificada, que vaya más allá de la heteronormatividad. La complejidad y delicadeza con las que han de tratarse las relaciones humanas.

a-los-pies-del-palacio.jpg

Carmen Romero deconstruye a la Cenicienta sumisa e indefensa que todas conocemos y la llamará Amaltea. Narrado en el mismo ambiente de magia de los cuentos convencionales, Amaltea confesará sus memorias: Empezando por su infancia como niña ruda y silvestre y una adolescencia subversiva hacia una madrastra cruel y déspota. Sin embargo, el punto de inflexión en su vida lo supondrá un nuevo matrimonio de su padre con una hechicera y la entrada en escena de sus dos hermanastras. Al contrario que en el cuento original, la convivencia con esas mujeres traerá el equilibrio y amor que Amaltea había desconocido hasta el momento. Amaltea, joven inteligente y cauta, caerá perdidamente enamorada de su hermana Bel, sumiéndose en un romance cada vez menos clandestino. El trabajo al que deben acostumbrarse tras la muerte del padre, parece enaltecer a las mujeres. Parece que la vida en común de las cuatro ha llegado al “felices para siempre”, hasta que aparece el príncipe azul para poner fin a esta alegre existencia.

 

Recuerdo con cariño una ocasión en la que Bel y yo nos escapamos a la arboleda que había detrás de casa con el almuerzo en una cesta. El frío había dado paso a un cielo despejado y unos rayos de sol amables que no había más remedio que aprovechar. Nos pusimos sendos sombreros de paja que habíamos encontrado en el desván antes de salir. Buscamos un refugio de hierba mullida sin prestar atención a los más que posibles insectos. Bel me tiró al suelo cuando recogí una flor para ella, yo luché, pero se puso encima de mí y me mordió el labio.

—No me regales cosas tan cursis.

—¿Qué quieres?

_DSC0474.JPG

Carmen Romero (Sevilla, 1993). Creció con ansia de escribir historias, o de deconstruirlas.  Ha sido alumna en la Factoría de Autores y del Taller de Literatura Fantástica. Actualmente se encuentra terminando sus estudios en Humanidades y Traducción e Interpretación. Militante, poeta y bruja A los pies del palacio es su primera novela.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s