Sanz al desnudo, una reseña de “Farándula”

“O make me a mask”, escribía Bob Dylan. Precisamente, esta parece ser la norma que Marta Sanz se impone para la construcción de Farándula. Máscara sobre máscara sobre máscara: Valeria Falcón, Ana Urrutia, Natalia de Miguel, Lorenzo Lucas, Daniel Valls. Como en La Colmena, se cruzan las vidas de los personajes que van edificando una sola voz a partir de múltiples focos narrativos.

Ana Urrutia (la espesa Urrutia) es una vieja gloria que se confunde con vieja con diógenes. La cuida la siempre atenta, mediocre y heredera de un linaje de artistas Valeria Falcón, maestra de la rubísima, joven y princesísima Natalia de Miguel, quien se termina casando con el cínico Lorenzo Lucas. Valeria es muy amiga de Daniel Valls, el artista aburguesado que está al borde del precipicio por confrontar su profesión con el compromiso político. Por suerte, su esposa francesita y de familia pudiente, Charlotte de Saint Claire cuida de él y le llena el estómago de delicatesen.

«Tu público objetivo quiere verte con la pajarita sobre una alfombra roja, haciendo excelentes películas, posando con Charlotte y no metiéndote en lo que cuesta una rodaja de chorizo de barra, que tú por cierto no comes, o rasgándote las vestiduras por el desmantelamiento de lo público, que por cierto tú usas más bien poco, o por el ensanchamiento y la profundización en la brecha de la desigualdad, que por cierto tú contribuyes a abrir cada día más. » Nina le dijo: «Déjate de tatachán, Daniel.»

Marta Sanz que afirma que intenta crear un lenguaje que genere preguntas y que saque a los lectores de su zona de confort, describe la vida del teatro con brillante crudeza. El relevo generacional, el artista contestatario, el artista acomodado, las relaciones de poder, el olvido y la muerte de antiguas glorias, los públicos, la responsabilidad de ser y estar, las contradicciones. En Farándula, el estilo es una herramienta ideológica; un componente revolucionario en el lenguaje. Sanz huye de la trama en esta sátira que bebe del esperpento valleinclanesco. Su propuesta de estilo (indisoluble de las ideas) es esencialmente precario: largas enumeraciones, saltos temporales y constantes cambios de narradores; fruslerías, belleza estática y voluntad de cambio.

farandula

Farándula es el momento de tensión al final cuando Eva en Eva al desnudo encuentra a su fan dormida en un sillón. Tragedia, mediocridad, la carne del revés.


Marta Sanz ganó en 2015 el Premio Herralde de novela con Farándula, que se suma otros reconocimientos como el Ojo Crítico de Narrativa (2001) o el XI Premio Vargas Llosa de relatos. También fue finalista del Premio Nadal en 2006 y semifinalista del Premio Herralde en 2009.

marta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s