Las poetisas olvidadas en “Volver”

Tú eres el huracán, yo soy la roca
cuyo seno no puede estremecer:
tú la ola rugiente, yo la playa
que te siente impasible ir y volver

Tú eres el sol que abrasa, yo la tierra
que te siente en mi seno enardecer:
tú mueres con la tarde, yo te espero
en la aurora riendo de placer

“Tú y yo”, Fidela Matheu y Adrián


Luzmaría Jiménez Faro (Madrid, 1937-2015) Fue editora, poeta y ensayista. En 1982 funda Ediciones Torremozas, editorial dedicada a la difusión de la literatura escrita por mujeres. Además, creó la Fundación Gloria Fuertes y fue miembro del Patronato de la Fundación Carmen Conde y Antonio Oliver, de Cartagena.  Ha recibido varios premios, en su mayoría por su labor crítica relacionada con la literatura femenina. Como poetisa ha publicado, por ejemplo, Por un cálido sendero y Mujer sin alcuza. Como crítica destaca su labor en torno a la figura de Gertrudis Gómez de Avellaneda.

Luzmaría

En Volver, Jiménez Faro recopila parte de la producción de seis poetas hispanoamericanas que, injustamente, no figuran en el canon: María Monvel (Chile, 1899-1936), Margarita Abella Caprile (Argentina, 1901-1960), Salomé Ureña (República Dominicana, 1850-1897), Concha Urquiza (Méjico, 1910-1945), Fidela Matheu y Adrián (Puerto Rico, 1852-1927), Luisa Luisi (Uruguay, 1888-1940). Este libro viene a cubrir una ausencia: mujeres que han quedado a la sombra no solo de los nombres masculinos, sino también de sus compañeras más internacionales: Alfonsina Storni, Juana de Ibarbouru, Delmira Agustini, Gabriela Mistral.

A caballo entre los siglos  XIX y XX, muestran el progresivo cambio que desemboca en la modernidad literaria y que deja atrás el romanticismo. Esa transición –literaria y vital– adopta una forma diferente en cada una de ellas, aunque siempre con un estilo intimista y depurado. Desde el postromanticismo –depuradísimo– de Fidela Matheu y Adrián y Abella Caprile, que escribe dolorosísimas composiciones desde el centro mismo de sus entrañas, “Dolor que se ha tornado monótono como una cotidiana alborada”; hasta el conceptualismo de Concha Urquiza, una mujer cuyos fuertes dilemas internos y grandes preocupaciones sociales y morales la llevaron del Partido Comunista a la Congregación de las Hijas del Espíritu Santo, “Te he engendrado  en mi lumbre y mi universo/ en tu forma plural he proyectado/ la queja vaga y el afán disperso/ Dudando está el espíritu sitiado/ si eres mi sangre disculpada en verso/ o mi dolor en carne figurado”; o el erotismo de María Monvel, a través del que intenta encontrarse. De ella dijo Gabriela Mistral: “Verso fácil que resbala la copa llena de sentimiento, fácil por la plenitud…” y que, a pesar de todo, es capaz de vencer la fragilidad “Nunca ya un tal amor incendiará mi vida/ para quererte así me declaro vencida”.

movelMaría  Monvel

En definitiva, un interesante muestrario que nos descubre el sentir de distintas voces femeninas en los albores del siglo XX hispanoamericano. Es esta una recopilación que se fragmenta en diferentes sentires que, sin embargo, tienen mucho de unidad: constituyen un fabuloso indicio de un panorama que aún nos habla.

volver

Volver fue publicado por Ediciones Torremozas en 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s