“El devorador de calabazas”, una novela de Penelope Mortimer

Explicar lo que sucedió entre Jake y yo es imposible, lo sé. No nos queríamos como se quiere la mayoría de la gente y, sin embargo, en cuanto lo digo pienso en los hombres y mujeres que parecen insuperables pero cuya mirada está llena de odio, hombres y mujeres que se asesinarían con todas las armas de la devoción. No es ninguna novedad y hasta he leído – bueno, en parte – “Los orígenes del amor y del odio”. Eso es algo que no encontrarás en tus revistas, Ireen, aunque ahora, si sigues con vida, ya lo habrás aprendido. 


Penelope Mortimer (Rhyl, 1918 – Kensington, 1999) fue hija de un clérigo anglicano que perdió la fe. Tras sufrir abusos sexuales por parte de su padre, se casó con Charles Dimont, un periodista con el que tendría dos hijas, además de otras dos hijas fuera del matrimonio, con dos hombres diferentes. Estando embarazada de su última hija conoció a John Mortimer, escritor y abogado, con el que se casaría en 1949. Ambos tendrían frecuentes líos extramatrimoniales, que dieron lugar a varias de sus novelas como Daddy’s Gone A-Hunting (1958) o la propia El devorador de calabazas, que se adaptó a la pantalla con guion de Harold Pinter. Aunque se divorciaron en 1971, Penelope Mortimer conservó el apellido.

1395740809259.cached

En El devorador de calabazas Penelope Mortimer nos ofrece una suerte de biopic de su último matrimonio; una escena histérica y realista sobre la más común realidad de la mujer en el pasado siglo. Penelope es una mujer de clase acomodada, casada por cuarta vez con una enorme jauría de hijos a su cargo. Su felicidad parece residir en parir sin descanso, mientras que su matrimonio con Jack, un exitoso guionista (John en la vida real de la autora) hace aguas. La novela comprende básicamente el principio del fin de este matrimonio (a pesar de que, desde la primera página, el lector comprende que ese será el desenlace de la historia). Penelope, tratada por un psicoanalista debido a las múltiples infidelidades de su marido y el consiguiente resentimiento de la pareja, comprenderá la decadencia de su situación, aunque no llegará a emanciparse. Es un relato desolador, pesado; muy realista, por otra parte, y en el que todas las mujeres son cosificadas por los hombres: desde la madre, obsesionada con la crianza y tachada de trastornada, hasta las amantes, meros objetos al servicio del placer masculino. Todo esto aderezado por una escritura cuidada y perfeccionista que, aunque abusa de los diálogos, presenta párrafos remarcables que llegan a recordar a Fitzgerald.

No obstante, y a pesar de lo bueno de la temática, hay algo que le falta a esta historia. Tal vez gancho, intensidades rítmicas o un toque de intriga. Incluso el hecho de que presente argumentos en contra del machismo imperante pero no llegue a desarrollarlos explícitamente. Lo cierto es que, aunque la escritura de la autora no se pone en duda, la novela llega a resultar tediosa a ratos. La historia de Penelope (de ambas Penelopes) no evoluciona y se presenta como el retrato de una situación – agónica, muy lejana a la felicidad – que sin embargo se extiende durante más de 200 páginas. Las infidelidades del marido, el batallón de hijos y el malestar causado por los diversos problemas domésticos son una constante a lo largo de la novela, que si sí llega a resultar perturbadora, también resulta monótona. La angustiosa situación de la protagonista lo es, sin duda, pero la historia no logra sacar conclusiones de este concepto; ni siquiera nuevas acciones se llevan a cabo a partir de lo presentado, que narra en primera persona y sin embargo como espectadora la crónica de una muerte anunciada.

Una historia estupendamente escrita, con muchas potencialidades y una perspectiva (acaso) feminista que se queda al borde de la intensidad, al borde del drama, al borde de la intriga.

calabazas

El devorador de calabazas está publicado por Impedimenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s