“El claroscuro del pingüino”, una potente antología de Mary Jo Bang

AY, QUERIDO, QUÉ PROBLEMA PODRÍA HABER

 

Louise dejó salir al otro primero. 

Pasaron por el molinete de a uno: una oveja,

dos ovejas. Era demasiado demasiado:

la mano dócil sobre la barandilla, 

 

palomas insistiendo primero en esta dirección, después

en ésa. 

La música a través de una vereda con cortinas. 

A ella le hubiera gustado escapar por ahí, pero hoy era

una traidora. 

¿Era justo? La gravedad sujetándola

 

mientras el silencio la avergonzaba. 

Increíble, dijo, que incluso el pie atado camina

si no hay más remedio, arrastrándose de un modo

económico – 

y se ensucia y se raspa. Y la mente no descansa nunca;

 

incluso al dormir, imita a la madre o al desorden. 

Un momento de distracción

y la mancha verde en la pared se convierte en un mapa

con relieve

de Kansas. ¡Escucha!

 

¿Fueron esas las cuerdas de una orquesta?

¿O la melodía de un próximo espectáculo?

Louise suspiró. Es verdad, dijo,

algunas sumas no son fáciles de calcular. 


 

Mary Jo Bang nació en 1946 en Missouri, Estados Unidos. Es autora de numerosos libros de poesía, entre ellos Apology for Want (1997), que recibió el premio Katherine Bakeless Nason; Louise in Love (2001); The Downstream Extremity of the Isle of Swans (2001); Elegy (2007), ganador tanto del National Book Critics Circle Award como del Alice Fay di Castagnola Award; y The Bride of E (2009).

MaryJo

 

Mary Jo Bang es de esas autoras tan fántásticas que ni procuran las palabras grandilocuentes ni las historias épicas para ser, como decía Cortázar, “un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio”. Podría, en ese sentido, parecerse a otras grandes, como Wislawa Szymborska. En El Claroscuro del Pingüino no sólo adivinamos sino que nos sumergimos en esa atmósfera de errores cotidianos, de pequeños deslices, de lo anecdótico. Lejos de que estos detalles tengan poca relevancia o de que su estilo sea naturalista, Bang consigue crear a través de ellos las fisuras que quiebran la aparente estabilidad de la vida. En estos compartimentos aparentemente independientes, que comienzan con roces, con objetos, con pequeñas acciones, se esconden los grandes temas de su poesía, que no son precisamente livianos: las relaciones en grupos sociales, el sentido de la vida, la búsqueda del propio yo, el amor y su significado y – en gran parte, aunque no explícita – la muerte, omnipresente en la obra de la autora desde la muerte de su hijo por sobredosis hace ya diez años.

La escritura, a pesar de lo intenso de sus temas, resulta liviana, fácil de comprender; tiene guiños al arte pop y a la cultura mainstream y es, más que fónica, plástica. Los poemas de Mary Jo Bang pueden modelarse, van contando historias pasadas por el tamiz de un plano corto, cercano, más próximo al núcleo de lo que creería el lector/espectador. En El claroscuro del pingüino podemos, además, apreciar a evolución de su escritura, en orden inverso a su redacción (de más reciente a más antiguo) por petición expresa de la autora. Todo esto aderezado con una preciosa edición, bilingüe y muy manejable, que representa la primera antología de la autora en lengua española.

 

El claroscuro del pingüino está editado por Kriller71 Ediciones.

el-claroscuro-del-pingc3bcino

Anuncios

2 pensamientos en ““El claroscuro del pingüino”, una potente antología de Mary Jo Bang

  1. Un apunte. La frase del “rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en mitad del patio” es de Julio Cortázar, del libro Rayuela.
    Genial la recomendación 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s