“Marzo 10, NY”, un poema transdisciplinar de la mexicana Jeannette L. Clariond

El miedo es encontrar la propia semejanza.

Interpretar los sueños

constituye nuestra peor pesadilla.

¿A quién representamos? ¿Qué parte del insecto

encierra en sí el veneno?

Cada estación, como cada palabra,

trae su muerte

– apenas alcanzada -,

remanso

de esparcidas violetas. ¿Y el Logos?

¿Para qué quiero un Logos si lo que busco 

es

alojar la luz en otra luz?

Allí, para que anide lo oscuro. 


Jeannette L. Clariond nació en Chihuahua, México, en 1949. Su obra se debate entre la poesía y la traducción. Ha colaborado en diversas revistas y periódicos nacionales y extranjeros como ABC, Armas y Letras (UANL), Deslinde, El colibrí, El País, Espacio Escrito (Badajoz), La Jornada Semanal, La Vanguardia o Letras Libres. Obtuvo la beca Rockefeller/Conaculta 2000 y la Banff CONACULTA para traductores en 2004. Ya como poeta, fue reconocida con la Mención Honorífica en el Premio Nacional de Poesía Ramón López Velarde 1993 por Mujer dando la espalda, el Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta 1996 por Desierta memoria y el Premio de Poesía Gonzalo Rojas 2001 por Todo antes de la noche.

Jeannette L. Clariond

Es esta una edición especial, que conmemora el inicio de los bombardeos de Estados Unidos en Bagdad, en 2003. Quizás por ello todo lo que la rodea contenga un halo de miseria, de perdición, de lucha, aunque puesto entre hermosas palabras. El poema de Jeannette, fragmentado en 10 páginas, es intenso y comprometido, aunque, a un tiempo, nada en la abstracción y busca una estética concreta, existencialista, que traslada al lector a una especie de distopía poética de la que no es capaz de salir. El libro es fino y se lee sin problemas, sin embargo el mensaje arrastra. Hay una búsqueda constante del porqué del ser humano, una historia universal que nos traslada a algo mucho mayor que lo concreto. “¿Somos historia? No, mancha / humo / de imposible trascendencia, / agua entre los robles. Mientras / sorbemos de la taza el amargo café / en que nos detenemos, inclinados los rostros.” Esta búsqueda del porqué del yo se encuentra en ocasiones pareja a la búsqueda de otro, de otro ser que se encuentra también perdido en el mismo camino hacia la nada, “años, túneles, torres electrificadas / recorrerías / para encontrar mis manos.” , y sin embargo, aun con el descubrimiento del otro, el ser humano continúa perdido en la incertidumbre.

Es sin duda un poema complicado, escalofriante, perturbador. Pero también relata con un lenguaje muy sencillo la raíz de lo que turba. Sin duda, una de las mayores virtudes de esta lujosa edición es el acompañamiento de los grabados de Víctor Ramírez. Una serie de pinturas, algunas de ellas emulando pedazos del poema, que reflejan también en forma gráfica esa intemperie a la que se somete el lector, la búsqueda del algo entre el caos.

Un libro que es casi un regalo.

 Marzo 10, NY está editado por Abstracta Ediciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s